Caries Dentales

Mantener una buena higiene dental es importante, pero lo es más aún desde la aparición de los primeros dientes de los más pequeños del hogar. Desde el principio hay que mantener una boca sana, con la aparición de los conocidos “dientes de leche”.

Una de las enfermedades crónicas que afectan más a los niños es la conocida caries dental. Este tipo de enfermedad es más frecuente incluso que las enfermedades respiratorias en los más pequeños, superando el asma y la diabetes. Desde bien pronto se pueden generar unos malos hábitos que afectan a la salud bucal, como por ejemplo el uso prolongado del chupete o la succión del pulgar, succión digital, deglución infantil, respiración oral…. Se trata de casos muy comunes, aunque de todos ellos el más importante y al que hay que prestarle una mayor atención es a la conocida caries dental.

¿Por qué se desarrollan las caries?

Por ingerir alimentos con carbohidratos (azúcar) de forma continua y no contrarrestarlo con una limpieza bucal adecuada, es decir, que se produzca una escasa higiene oral, no utilizar un dentífrico con la cantidad adecuada de flúor y la presencia de defectos en el esmalte no diagnosticados. Todo ello aumenta las posibilidades de que aparezcan caries en tu boca.

Cuando se desarrollan este tipo de enfermedades y no se cuidan, aparecen molestias como: dolor, sensibilidad, e incluso puede llegar a afectar en la falta de concentración y de aprendizaje.

Es recomendable que se proceda a la visita al dentista al menos con el primer año de edad para realizar la primera revisión de la boca del infante. Se aconseja realizar esta visita cada seis meses, ya que de pequeños se suele mantener un menor control de la higiene dental.