Malos hábitos que dañan los dientes

 

Independientemente de la apariencia estética, el cuidado correcto de nuestra boca es algo totalmente necesario ya que, además de tener una bonita sonrisa, el mantenimiento de la salud dental nos permite que disfrutemos de un buen y adecuado funcionamiento de los dientes.

Debido a esto, es conveniente tener en cuenta algunos de los malos hábitos que existen en nuestra vida diaria porque, sin darnos cuenta, dañan nuestra dentadura y producen enfermedades dentales

¿Cuáles son estos malos hábitos?

Utilizar los dientes como herramienta

Seguramente todos habremos hecho esto alguna vez, pero abrir plásticos o quitar tapones de botellas con la boca es muy dañino para los dientes. Es posible que provoquemos fracturas y, además, haremos que se desgasten.

Pasa lo mismo cuando utilizamos los dientes para cortar hilos o cinta adhesiva, lo mejor es coger unas tijeras. Asimismo, se debe tener en cuenta que, cuando somos adultos, los bordes de los dientes están desgastados y, por ello, es más sencillo que se dañen.

Morder o masticar cosas duras

Hábitos como morder un bolígrafo o intentar partir una nuez con la boca, pueden ocasionar desgaste en los dientes y, además, crear fracturas y/o fisuras dentales.

Masticar hielo

Este es un hábito muy frecuente que se realiza al terminar una bebida o simplemente para refrescarnos la boca. Aunque no lo parezca, debes saber que esta acción puede ocasionar fracturas en tus dientes. El hielo es muy duro, tanto que se necesitan picadoras con hojas especiales para poder picarlo.

Morderse las uñas

Además de ser antihigiénico, al hacerlo puedes dañar la articulación de tu mandíbula. La probabilidad de tener bruxismo aumenta cuando la persona se muerde las uñas. Cuando se rechinan los dientes, es necesario hacer revisiones para prevenir daños en los dientes.

Chupar limón u otros cítricos

Hay personas que no lo soportan, pero a otras les encanta. Es importante saber que la acidez de frutos como el limón, la lima o el pomelo es muy corrosiva para el esmalte dental. Esto hace que aparezcan caries y sensibilidad dental.
Si queremos seguir disfrutando del zumo de estos frutos con vitamina C, lo recomendable es lavarse la boca después de tomarlos y esperar unos 30 minutos para cepillarse los dientes.

Comer caramelos

Uno de los motivos principales del desgaste de los dientes es el azúcar, aunque existes algunos más. Hay caramelos que son muy pegajosos y se unen a la superficie del diente, se mezclan con las bacterias y así aumentan la aparición de caries. Por eso, después de comerse un caramelo hay que cepillarse los dientes correctamente.

Beber muchos refrescos

Las bebidas carbonatadas o gaseosas tienen cantidades elevadas de azúcar. Asimismo, son muy ácidas, con lo cual tomar las variantes “sin azúcar” tampoco es una buena idea.

Este tipo de bebidas deterioran mucho el esmalte, por lo que se deben tomar moderadamente. Si queremos que nuestros dientes sufran menos daños, es recomendable tomarlas con pajita.

Comer hidratos de carbono refinados

La pasta, galletas o el pan tienen azúcar, por ello atacan a los dientes de la misma forma que los caramelos. El alimento de las bacterias es el azúcar que contienen esos productos, ocasionando así daños en los dientes y deteriorando el esmalte. Por ello, tras comerlos, hay que esperar unos 30 minutos y después cepillarse los dientes.

Cepillar los dientes justo después de comer

Se recomienda dejar que pase algo de tiempo antes de cepillar los dientes, ya que si se hace de forma inmediata tras las comidas pueden provocarse daños en el esmalte. Asimismo, se debe evitar el cepillado antes de tomar productos ácidos, porque se eliminaría la saliva que debe proteger a nuestros dientes de ese ácido.

Utilizar pasta de dientes incorrecta

Elegir bien la pasta de dientes es muy importante. Hay algunas pastas que son muy abrasivas y pueden deteriorar el esmalte. También se debe tener en cuenta la elección de una pasta de dientes con flúor, debido a que es un elemento esencial para controlar todas las bacterias que el cepillo de dientes no ha sido capaz de eliminar.

Cepillarse los dientes de forma inadecuada

No es fácil lavarse bien los dientes, ya que no es suficiente con echar pasta de dientes y mover el cepillo a los lados. Para hacerlo adecuadamente, el cepillado debe realizarse con movimientos circulares, debido a que los horizontales deterioran el esmalte.

En relación a los cepillos de dientes, se deben tomar precauciones con los de cerdas muy duras. Los cepillos con cerdas suaves también limpian bien y ayudan en la prevención de irritaciones en las encías o evitar el aumento de sensibilidad dental.

Además, cepillarse con mucha fuerza es un mal hábito, porque se daña el esmalte, hace que se retraiga la encía y se aumenta la sensibilidad.

Uso de palillos

Es posible que este elemento dañe nuestros dientes y encías y, por tanto, perjudique nuestra salud bucodental. Por ello, lo mejor es utilizar hilo dental o cepillos interproximales.

Fumar

Es uno de los motivos principales por los que no solo se perjudican nuestros dientes, sino nuestra salud en general.

El tabaco tiene nicotina, lo cual provoca la aparición de manchas en los dientes y el esmalte se vuelve más oscuro. También puede causar enfermedades graves en las encías como precedente de la pérdida de piezas dentales, y afectar al aliento y al gusto.

Beber vino

Al tener acidez, el vino también daña el esmalte. Otro problema son sus pigmentos, los cuales provocan la aparición de manchas en nuestros dientes. Por ello, es importante cepillarse los dientes después de tomar vino.

El vino blanco, aunque menos que otros, también daña al esmalte.

Tomar café

El café mancha los dientes y hace que queden amarillentos, debido a las características que tiene. También causa deterioros en el esmalte, por lo que se recomienda lavarse los dientes después de tomarlo.